El Aceite de Germen de Arroz es una maravilla. Hasta ahora no había conseguido tener la cara tan hidratada. Al tener pecas tenía más tendencia a las manchas, las cuales se acentúan en verano con el sol. Desde que utilizo este Aceite, esas manchas me están desapareciendo.” 

Alejandra, 38 años


“Sufro de piel atópica desde que soy muy pequeña. Las partes más afectadas son las manos y la cara. Me dieron el Aceite de Germen de Arroz hace tres meses. Me lo puse durante dos o tres semanas junto con la crema de manos habitual. Note una inmensa mejoría. Desaparecieron las marcas que tenía en las manos y en la cara. Las de las manos desaparecieron en apenas una semana y media. Las de la cara, que eran más grandes, en dos semanas y media. Además, la hidratación que proporciona es muy buena.” 

Begoña, 23 años


“El Aceite de Germen de Arroz me gusta porque se absorbe rápidamente y no deja la sensación de piel grasa. Desde que lo uso no me han salido manchas por el sol y noto la piel más firme y mejor hidratada. También me lo aplico sobre pequeñas heridas y el resultado es muy bueno ya que cicatrizan rápido y sin dejar señal.” 

Ana, 43 años


“Llevo un mes y medio utilizando Aceite de Germen de Arroz. Lo uso en la piel de la cara, cuello y manos. Me está resultando excelente. Regenera mis células, es completamente natural, no engrasa en absoluto y después me aplico mi maquillaje de siempre. Mi rostro está más luminoso y cuidado. Mi piel suave y lisa. Regenera pequeñas cicatrices y manchitas del sol. Estoy encantada con el producto. Lo recomiendo sin duda a todas las mujeres que necesitan cuidar su piel por dentro y por fuera.” 

Marta, 45 años


“Uso el Aceite de Germen de Arroz desde hace más de un año y los resultados que estoy viendo sobre las estrías de la tripa son sorprendentes. La piel se regenera y las estrías se han disimulado.
Además, tengo un bebé con piel atópica y se le irrita con frecuencia la zona de la boca. He empezado a echarle Aceite de Germen de Arroz y en cuestión de horas la piel deja de estar roja e irritada. Desde hace días se lo doy todas las noches antes de acostarse y cada vez noto que está mejor.”
 

Lola, 42 años


“Con 17 años desarrollé una dermatitis seborreica recurrente en las alas de la nariz y las mejillas. También en la zona del pecho. Desde entonces he acudido al dermatólogo en varias ocasiones tratándomela con cremas cuyo principio activo eran los corticoides. Después de tantos años (más de 25) el dermatólogo me indicó que debía abandonar dicho tratamiento por los efectos negativos que tienen los corticoides con el paso del tiempo en la piel. (envejecimiento de la piel, atrofia de la misma…) Desde entonces comencé a utilizar otra pomada con inmunodepresores para tratar la dermatitis.

Recientemente empecé a aplicarme el Aceite de Germen de Arroz y en tan solo dos días de aplicación los efectos de la dermatitis en mi piel desaparecieron. Visto el resultado tan espectacular que obtuve en solo dos días de aplicación decidí suspender el tratamiento pues no podía creer que tan espectaculares resultado se pudiesen deber a unas gotitas de Aceite de Germen de Arroz. A los pocos días, como tantas otras veces en estos años volvió a aparecer la dermatitis con lo que ello supone; picor, irritación, enrojecimiento descamación, incluso heridas… Volví a utilizar el aceite y en tan solo un par de días la dermatitis remitió.

Tal fue mi sorpresa e incredulidad que decidí realizar un último test para convencerme que la dermatitis desaparecía por efecto del aceite. Así, apliqué el aceite en un lado de la cara y en el otro no y en consecuencia se produjo lo que esperaba y sospechaba; en el lado de la cara donde me apliqué el Aceite de Germen de Arroz la piel estaba perfecta, mientras que en el otro lado la dermatitis volvió a hacerse presente como tantas veces en estos años.

Desde hace semanas me aplico una gotita de aceite en la zona de la dermatitis dos o tres veces a la semana antes de acostarme y ya no he vuelto a saber nada mas de tan fastidioso asunto.

Soy un convencido de las propiedades regenerativas del Aceite de Germen de Arroz, me sienta bien, mejora la luminosidad de mi piel, la siento más hidratada y elástica y sobre todo me ha desaparecido la molesta dermatitis que tantos años me ha acompañado.”

Gabriel


“Empecé a usar el Aceite de Germen de Arroz hace dos semanas y coincidió con una época de mucho estrés, el cual se refleja en mi cara con granitos. Por intentar quitármelos me hacía heridas y tenía miedo de que se me quedaran las marcas en el rostro. Pero tras tres días de usar el aceite, la piel se me regeneró por completo y es como si no los hubiera tenido jamás. Me he enamorado del aceite. Es un producto nuevo realmente sorprendente del que ya no me desprenderé.”

Marta, 25 años


“Me decidí a utilizar el Aceite de Germen de Arroz por recomendación. Primeramente indagué un poco por Internet para leer más opiniones y valoraciones de este aceite, ya que soy reacia a utilizar algo sin antes conocerlo. Pues bien, una vez medio convencida, me animé a comprobar sus efectos sobre las estrías (que en mi caso son un horror ya que de adelgazar y engordar me suelen salir bastantes) ¡y realmente funcionó! Las mejora y suaviza. En definitiva, se ven menos y para mí eso ya es un gran adelanto pues mis estrías son blancas, es decir, de las que no se quitan y me alegra saber que productos naturales y económicos te pueden ayudar a sentirte mejor contigo misma.”

Laura, 21 años